Soy Monkey D. Poke, el hombre que va a convertirse en el rey de los pokemon piratas.
Soy Monkey D. Poke, el hombre que va a convertirse en el rey de los pokemon piratas.

Muchas cosas pasan en cinco años. La gente cambia. Por ejemplo yo, que antes me la pasaba saltando de novia en novia afición improductiva a afición improductiva (t. jugar WoW y LoL, fusilarme escribir creepypastas de Pokemon, estudiar literatura), dos hijos y un divorcio después (muchas cosas pasan en cinco años), me encontré preguntándome ¿cómo será la cara de Luh?, ya no la recuerdo ¿qué es aquello que de verdad me apasiona?, ¿con qué podría quedarme luego de estos veintisiete años de vagar sin rumbo por la vida? Después de irme a entrenar a las montañas (viejo chiste de foreros, sorry not sorry) meditarlo por el tiempo que me tomó comerme un bento lunch box de Oriental Wok (mis grandes enemigos, larga historia) con palillos, corrí hacia mi casa con la certeza de haber encontrado algo realmente importante y trascendental a lo que dedicar mi tiempo libre: leer straight shota todo el día estudiar e interpretar One Piece.

Mi perdición

«Mi perdición»

¿Cómo lo supe? En realidad fue bastante simple. Pensé: ¿qué espero de la vida?, ¿qué me mantiene de pie en este mundo? La respuesta corta fue “espero los jueves para leer One Piece”. La respuesta larga, pero mucho más natural, fue –“¡Mis nakamas, aún tengo a mis nakamas!”− “Lo que quiero, lo que de verdad quiero… Quiero saber qué es el One Piece. Saber quién cojones es Joyboy. ¿Qué es la Voluntad de D? ¿El siglo del vacío? −¿Puede Robin multiplicar sus chichis?-” Por un momento envidié a ese niño japonés que, en su lecho de muerte, usó su última voluntad para convocar a –GODa− Eiichiro Oda y escuchar de primera mano el verdadero final de One Piece. Qué pedazo de hijo de puta. ¡Es como si le hubieran dado permiso para morir! Mientras uno sigue aquí y, si la saga de Dressrosa indica algo, estaremos unos diez años más. Encima dicen que el niño japonés murió con una sonrisa. En fin, no quiero seguir pensando en eso.

Diez años más.

“Diez años más”

El caso es que así fue como me convertí en este ser monotemático que vendrá a –autistear− hablarles de One Piece cada −año− semana. Lo típico, teorías, reseñas (aunque el anime lo empezaré a reseñar cuando finalice el relleno que está ahorita), alguna que otra ficha de personaje o de saga; pero también cosas más profundas del lore de One Piece: conceptos clave y cómo funcionan y se representan en este manga, análisis de las historias de portada (si sólo ves el ánime y no sabes de lo que te estoy hablando, hago esta columna por y para ti) y por supuesto cualquier cosa que quieran sugerir –y yo quiera escuchar−. Menos noticias.

Por último, les propongo que tengamos un nuevo comienzo, si me recuerdas por mis posts de hace cinco años, por favor olvídame, y si eres nuevo en esta tierra, te pido que NO vayas y los leas, es más, scriptéanos y bórralos. Y si eres un niño japonés con cáncer, anda, te cambio de lugar.

Según mi fanfiction, el niño murió sonriendo y está confirmado que es un D.

“Según mi fanfiction, el niño murió sonriendo por lo que está confirmado que es un D.”

 

 

Zehahaha~

Posteado por Poke 0 Comentarios

0 comentatios

No hay comentario aún

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *